Memorias del corazón

Hay momentos en la vida en los cuales los sentimientos que tienes adentro se tornan tan fuertes que gritan por letras que plasmen y manifiesten absolutamente todo lo que están viviendo. Hace tres años, en el 2015, en una aplicación en la cual solo se encuentran cosas pasajeras, una aplicación en la cual si no estás dentro del standard de belleza, simplemente te dejan en visto hablando solo después de haber enviado tu foto; allí, en aquella aplicación, fue que encontré a una persona misteriosa, alguien quien no me dejó hablando solo al enseñarle mi foto, alguien con quien se pudo entablar una conversación poco a poco… Después de unos cuantos mensajes intercambiados con aquel sujeto, decidimos conocernos en persona.

Sí, ese sujeto eres tú… Nunca voy a olvidar que la primera vez que nos vimos, fue en la estación Unidad deportiva, estaba re nervioso, nunca pensé que luego de hablar contigo, pudiéramos conocernos… aquel día, decidí sorprenderte con algo que ya me habías contado, era parte de lo que te encantaba: Una empanada y una Quatro, lo pensé muchas veces antes de salir de la Universidad, pero al final simplemente me deje llevar por ese deseo de causar una buen first impression, ahora tres años después me cuestiono si realmente causé algo positivo con eso, hoy tres años después sin ti en mi vida, me pregunto si realmente pude mostrarte que prestaba atención a cada una de las cosas que me contabas.

Poco a poco las cosas entre vos y yo fueron fluyendo como aquel primer beso en público, en esa E27 (ruta de transporte público) llegando a la estación de las Américas, un jueves a eso de las 9:30 de la noche; creo que es difícil eliminar de mi cabeza el sabor a miedo, ansiedad y adrenalina que me dejó impregnado aquel corto, pero intenso beso. ¿Cómo poder olvidar nuestro segundo beso? Aquella E21, luego de habernos encontrado en la estación Pampalinda después de ambos salir de clase, ¿Cómo olvidar la sensación de tus manos sudorosas estrechando las mías que estaban más sudorosas por el miedo?, con vos todas las cosas eran perfectas. Te fui conociendo y fui descubriendo que eras una persona tremendamente misteriosa, una persona que guardaba muchas cosas de su vida personal, una persona que no suele comentar cosas de su vida constantemente, una persona que necesita de mucha confianza para poder soltar de su boca un “me pasa esto o lo otro”, no sé pero me empecé a enamorar de vos a medida que pasaban los días, aunque tu frialdad y poco interés que demostrabas me derrumbaban las ilusiones y me hacían pensar que debía seguir mi camino por otro lado, pero a pesar de eso, seguía en pie luchando porque me vieras con otros ojos, con esos ojos de amor, esos ojos de los cuales te dan seguridad y te permiten sentir que lo tienes todo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s